Booktrailer "La gran paroniria"

21.8.13

Tritón --- Capitulo 9







Capítulo 9




La sede de la WCA, instalada en 2079 cerca de Uagadugú; era un hervidero de científicos que deambulaban de un lado a otro transportando y desencriptando información. La mayoría de datos procedían del radiotelescopio del Desierto del Sahara. El artefacto, compuesto por millones de romboides de metro y medio cuadrado, era el engranaje vital de la radioastronomía de finales del siglo XXI. Y también era, por supuesto, uno de los órganos principales de la misión que tenía detenida y consternada a toda la comunidad científica internacional.

11.7.13

Prólogo "La gran paroniria" --- José Córdoba "El Chivi"






EL STEPHEN KING DE COLMENAR VIEJO




Los que me conocen bien saben que mi género preferido (además del femenino) es el terror. Cuando contaba con 3 o 4 años ya veía las “Historias para no dormir” de Chicho Ibáñez Serrador y, desde entonces se han quedado marcados en mis pupilas Jason, Freddy, Leatherface, Reagan, Zombies, Vampiros, Hombres lobo…, en fin todo el imaginario que conforma el género de terror. Cada semana examino la cartelera para ver si estrenan alguna película sangrienta y llena de sustos para torturar a mi novia e ir a verla, supongo que una personalidad que se ha ido forjando desde los 3 años con asesinatos, exorcismos, gritos, fantasmas y otras e inquietantes figuras difícilmente va a cambiar ya.

Es la primera vez que escribo un prólogo, yo soy más dado al verso que a la prosa, pero cuando Pedro me dijo que iba a ser sobre un libro de relatos de terror, le dije que sí sin dudar.
Mi infancia también ha estado marcada por Stephen King y Clive Barker entre otros, y de siempre me han gustado los relatos cortos con historias llenas de seres atormentados como las que escribe Pedro.

Pedro es el Stephen King de Colmenar Viejo, un contador de historias que utiliza el lenguaje del día a día y que dibuja unos personajes cotidianos en los que todos nos podemos reflejar. En sus historias recorremos toda España, desde Zamora a Andalucía, pasando por Barcelona y Madrid, siempre Madrid, de donde es Pedro y donde reside.
Los lugares donde se desarrollan las historias son lugares comunes, centros comerciales, pizzerías, consultas médicas, consultas esotéricas, casinos, iglesias… donde se esconden oscuros y atormentados seres y lo sobrenatural fluye en cada palabra, en cada página.

Ésa es la grandeza de Pedro Pastor, saber ubicar lo sobrenatural en lo natural, en las cosas que conforman nuestra rutina, donde la suerte, la vida y la muerte acechan en cada esquina.

Espero que disfruten los relatos tanto como lo he hecho yo, y por cierto, miren en el cambio que les dieron al comprar el libro, por si acaso fuera un billete de cinco euros con un dodecaedro dibujado en él…

José Córdoba (Chivi)









30.3.13

Tritón --- Capítulo 8







Parte II


Anfítrite








"El cosmos es todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que será. Nuestras más ligeras contemplaciones del cosmos nos hacen estremecer: Sentimos como un cosquilleo nos llena los nervios, una voz muda, una ligera sensación como de un recuerdo lejano o como si cayéramos desde gran altura. Sabemos que nos aproximamos al más grande de los misterios" 


Carl Sagan, Cosmos





Capítulo 8

El vehículo oruga se desplazaba de forma automátizada hacia el norte, a través de la gélida manta de polvo de olivino y silicio que cubría toda la depresión. No serían necesarios más de siete minutos para llegar ante la pared de casi cien metros de altura que impediría continuar por ahí. En el amplio compartimento interior, la tripulación guardaba silencio, expectante y exultante al mismo tiempo. Serían los primeros seres humanos en pisar un satélite de Neptuno. Los primeros en hollar un satélite distinto al terráqueo en 114 años; después de que Neil Armstrong hiciese lo propio para entrar en la historia. Todos los allí presentes experimentaban sensaciones similares a las que le recorrieron por el cuerpo al histórico astronauta americano, más de un siglo atrás. Incluso el rudo Comandante Jack Gleen guardaba silencio.
Retrocedió al pasado, y se encontró a sí mismo, mucho más joven.

Translate